top of page

Bridal Shower pt 1: Hobbies de Pandemia y Fechas Importantes

Cuando decides hacer limonada con los limones más agrios de los últimos 100 años.


crystal bluse diy

Cuando nos comprometimos hace dos años, Daniel y yo, teníamos una idea extremadamente distinta de lo que sería nuestro camino para llegar a celebrar nuestro matrimonio. Sobra decir que la pandemia vino a sacudir nuestra realidad porque la historia la vivimos todos de distintas maneras.


Pero, el año pasado, cuando no estaba segura de qué iba a pasar con nuestra fecha, empecé a poner mis manos (literalmente) a trabajar para no volverme loca rumeando sobre la incertidumbre del mundo. Paso número uno: La despedida de soltera.

La moda es una forma de arte que activa mis sentidos y mi imaginación de una forma automática. Y fue esta fuente de inspiración la que me guio para crear los detalles más especiales de este momento. En este post voy a hablar específicamente de mi outfit.


¿Qué me voy a poner en mi despedida de soltera?

Toda mi infancia y adolescencia busqué ser y verme diferente a los demás. Hacía esfuerzos desmesurados por ir en contra de todo lo que fuera tendencia buscando crear mi propio estilo. A veces me pregunto si mi yo del pasado estaría decepcionada de la persona que soy ahora jajajaja. Y, aunque, definitivamente hoy hay tendencias que me encantan, una parte de esa pequeña revolucionaria sigue viviendo en mí.

Fuente: piccklick.com

Para este día yo me estaba preparando con un proyecto especial. Tenía, desde hace mucho tiempo, (francamente incluso desde antes de estar comprometida) la idea de que si tenía una despedida de soltera, yo no quería verme "linda", ni "sweet". No me molesta ese look, pero mis cercanos saben que yo quería verme "bien perra" jajajaja, "Bad Boss Bitch". Entonces: cero encaje, cero florecitas, nada de vestiditos con volumen. Mi primera opción era un vestido que había visto unos años antes de Herve Leger Rose Gold corto con una falda de flecos y unos detalles metálicos que parecía como si una actriz de los 20s se hubiera reinventado para salir a bailar hoy en la noche. Podía babear por ese vestido. Lo vi en persona y parecía un sueño.



Había pasado mucho tiempo desde ese momento que lo vi en un escaparate en Nueva Orleans. Y, la realidad es que yo ya estaba buscando ser una persona diferente. Tenía un par de años intentando vivir de una forma un poco más consciente con el medio ambiente y más conservadora con mis gastos y compras. Así que, me pareció poco consciente comprar un vestido de diseñador para usarlo solo un par de veces, en el mejor de los casos.


Busqué inspiración de nuevo y armé mi visión con un objetivo en mente: que me haga sentir IMPAGABLE (como diría Martha Debayle, jajajaja).

Fuente: elle.es

Creo que hay un aire increíble de autoridad en un jumpsuit que te hace sentir como si todos debieran tenerte el reporte del mes a primera hora del día en tu escritorio. Hay algunos muy dulces y románticos, pero no era lo que estaba buscando. Entonces encontré una fotografía de Jena Dewan en un jumpsuit blanco de Zuhair Murad (algo tienen los diseñadores de medio oriente que son mis favoritos Hint: para el vestido de novia) con aplicaciones en negro desvaneciéndose desde el cuello hasta la cintura. PARÁLISIS. Esto es lo que estoy buscando. Seguro que puedo mandarlo a hacer.


Al cotizarlo, aunque el precio me pareció totalmente justo por el trabajo que estaba pidiendo, me di cuenta de que no estaba en mis prioridades invertir esa cantidad en ese pequeño detalle de todo el proceso de la boda... (ya sabes cómo es esto...💸). Y, en la misma línea de tomar decisiones pensando en el medio ambiente, muchas cosas las elegí pensando en cómo podrá ser útil para mi vida y no sólo en una ocasión. Se me ocurrió que una opción más sustentable podría ser encontrar un pantalón y una blusa que pudiera utilizar después por separado y así podría darles más y mejor uso. En lugar de utilizar pedrería negra, pensé en cristales azules para que fuera una alusión a mi something blue.

zuhair murad blouse diy

En medio de la pandemia, me lancé a buscar las piezas por separado y los cristales y dije: "lo voy a intentar"🤷🏽‍♀️. Así que, preguntando por un plan de acción a mis amigas diseñadoras y buscando mucha ayuda en línea, me aventuré a lo desconocido y empecé a bordar. Fueron semanas de amor, paciencia, mucha imaginación y fe en un resultado invisible. Y, poco a poco, se fue transformando en la visión que yo tenía. Mientras tanto, fui compartiendo gran parte del proceso en mi cuenta de Instagram.


Cuando todo el mundo estaba perdiendo la cabeza con noticias aterradoras de una amenaza de muerte invisible de la que, en ese entonces, no sabíamos ni cómo protegernos, yo bordaba. Cuando los medios nos vendían miedo y escasez, yo bordaba. Cuando todos los mensajes de texto eran una nueva teoría de conspiración tras otra, yo bordaba. Un cristal a la vez. De cierta forma, se volvió en una terapia ocupacional que me acompañó al principio de todo este caos.



embroidery

Terminé mi proyecto y no lo pude usar ese año. La vida nos pidió tiempo para reajustarse y, mientras esperaba su luz verde, soñaba con el día en el que esa visión se materializara. Pasaron 15 meses antes de que pudiera usarlo y de que ese sueño se cumpliera. En esos meses, mientras esa ropa colgaba del rincón más oscuro de mi armario, muchas cosas cambiaron en mí por dentro y por fuera. Tuve que enfrentar los picos de ansiedad y episodios depresivos más duros de mi vida. Por momentos, el significado de esa creación no me hacía ningún sentido. Hubo días en los que creía que había sido una pérdida de tiempo, pues parecía que nunca lo iba a poder usar en ese contexto.


Ese día llegó. Y me sorprendió escuchar los comentarios de las amigas y familia que recordaban haber seguido mi proceso. "Es la blusa que tú bordaste, ¡verdad?" Era como si esa historia las hubiera unido a mi angustia, a mis tropiezos y, ahora, a mi alivio y mi alegría de poder compartir con ellas. Esa blusa es un símbolo de mi línea de meta, y todas estábamos celebrando juntas el haber llegado hasta aquí. Algunas con el recuerdo de seres amados que no llegaron con ellas, otras con heridas de guerras que vivieron en secreto y otras con victorias personales y nuevas alegrías que encontraron en medio de la tormenta. Ninguna de nosotras éramos las mismas personas de 15 meses atrás. Pero, ahí estábamos. Encontrando fuerzas y generosidad de lo más profundo de nuestro ser para volver a atrevernos a vivir. Siempre estaré agradecida con ese reto que decidieron enfrentar por acompañarme.



Por lo que al outfit respecta, fue exactamente como lo imaginaba. Mi cabello no me dejó llevar todo el look al punto máximo de "perruchez" que me hubiera gustado pero hice lo mejor que pude con mis dos manos y mi largo de cabello incómodo jajaja. TIP: delega lo que no domines.



DIY Zuhair Murad Bridal Jumpsuit
#IMPAGABLE


Te comparto los detalles por si alguno de los elementos te interesa:


Zapatos: Hugo Ramírez. $2,000 MXN. Los mandé a hacer a la medida para asegurarme de que fueran lo

más alto posibles (la estatura de Daniel me da mucho margen para soñar que soy Kendall Jenner) pero, al mismo tiempo, lo más seguros y cómodos posibles. No me decepcionaron en lo absoluto. Son los mismos que usaré en la boda y puedo decir que estoy muy tranquila de usarlos.


Características: Plantilla sumamente acojinada. Maneja medios números. Ajuste cruzado frontal para que todo mi arco se sujete bien a la plantilla. Color neutro que pueda usar en otros eventos, además de mi boda. Perlas, en lugar de cristales, para que no se atoren con las telas largas. TIP: Si vas a gastar una cantidad importante en zapatos, asegúrate de que sean un estilo al que le puedas sacar provecho en más de una ocasión y que de verdad vayas a utilizar.


Aretes: De Amazon, $9.99 USD. Increíbles. No están pesados. De nuevo, los puedo usar en otras ocasiones.


Pantalón: Zara. Aproximadamente $499 MXN. Parecido a este. Lo llevé al sastre para reducir las bolsas que se transparentaban mucho, ajustar la bastilla y, después de tantos meses también hubo que ajustarlo del talle de cintura. Sí planeo, ahora que ya fue el evento, subir más la bastilla para poder usarlo con un tacón un poco más bajo.


Blusa: Julio. Aproximadamente $499 MXN. Parecida a esta. Tela de algodón en las mangas y tela de algodón stretch en el torso. Excelente para el calor y para que se viera pegada al cuerpo como hecha a la medida. La llevé al sastre para cerrar un poco la muñeca de las mangas y para cortar el largo del torso para que quedara justo donde terminaba la pretina del pantalón y pareciera una sola pieza al llevarla por dentro sin que se abultara el excedente. La tela resultó ser bastante fácil de bordar. Nota: Encontré las dos piezas el mismo día en Palacio. La ventaja de que fueran piezas muy neutrales.


Cristales: Beads and Gems. De este tipo y de tipo gota. Entre $37.00 – $55.00 MXN las tiras. TIP: para saber dónde colocar cada piedra, si no tienes un maniquí para fijarlas con alfiler, puedes hacer un mapeo por secciones y marcar con gises de diferentes colores donde quieres que vaya cada tipo de cristal. Yo utilicé hilo de algodón azul marino para que se perdiera en la blusa. Yo no le agregué hombreras al top, pero creo que sería buena idea para que soporte mejor el peso de la pedrería pero hasta después de haberla bordado.


Gracias por leer hasta aquí. Cuéntame, ¿cuál es tu estilo para un día como este?






Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page